En el artículo, Gregorio Montero explica cómo desde el CLAD están empeñados en relevar la importancia de generar y profundizar las relaciones entre el Estado y las universidades, seguros de que la necesidad de nuevos enfoques teóricos y conceptuales, nuevos métodos de trabajo y procesos, así como herramientas innovadoras que precisan las instituciones públicas, pueden suplirla principalmente los centros académicos, a través de la investigación y los programas de formación y capacitación del talento humano necesario para hacerse cargo, de forma exitosa, de la aplicación de la estrategia de desarrollo.